miércoles, 5 de julio de 2017

Alto.



Alto, donde la luz deja su estela,
esa figura blanca que adjetiva la tarde. 
Alto, donde la huella de la voz 
es el vértigo de un grito. 
Alto, donde tú y yo, arropados,
dejamos que la brisa nos abrace.

Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto